• Sannas
  • Sannas
  • Sannas
  • Sannas
¿Con cada embarazo se pierde un diente?

¿Con cada embarazo se pierde un diente?

La caída de un mito. Hasta hace no muchos años, incluso hoy en día, es común pensar que después de un embarazo se pierde una pieza dental, creencia muy arraigada en nuestros abuelos, y que carece de valor científico.

El embarazo representa un cambio hormonal generalizado para la futura madre, ello conlleva que su cuerpo reaccione de forma diferente ante los estímulos, por ejemplo, la inflamación gingival presenta una exagerada respuesta ante la misma presencia de placa bacteriana, inflamando de forma desproporcionada las encías. Por lo tanto, si no tenemos una buena salud dental de base, los problemas que tuviésemos pueden verse acentuados y derivar en daños mayores que unos correctos hábitos de higiene bucodental podrían minimizar.

Otro tópico del embarazo es la creencia de que se puede perder calcio de los dientes, cuando lo que sucede es que si no se cuida adecuadamente la higiene dental, puede presentarse la descalcificación del esmalte dentario por la presencia de microorganismos de la placa bacteriana que, por la producción de ácidos, induce a la temida descalcificación. El mejor consejo es tener una meticulosa higiene buco dental durante el embarazo tanto con el cepillado como con el uso de la seda dental.

Otra duda muy frecuente es si se pueden realizar tratamientos odontológicos durante los embarazos. Los tratamientos sencillos como limpiezas o empastes, se pueden realizar sin ningún problema, y también se puede administrar cierto tipo de anestesia local. No conviene realizar tratamientos muy complejos, largos o quirúrgicos, aunque si fuera necesario se pueden realizar atenciones de urgencia para solucionar los problemas odontológicos o realizar cuidados paliativos y una vez llevado a término el embarazo realizar el tratamiento necesario o completarlo, si fuese el caso.

No solo es posible recibir tratamientos odontológicos, si fuera necesario tomar algún tipo de medicación también se pueden administrar analgésicos, anti inflamatorios o antibióticos, bajo una supervisión especializada.

Además de una adecuada higiene dental, una  alimentación equilibrada favorece un saludable embarazo para la madre y para el futuro bebé con una dieta rica en frutas, verduras y pescado. Es importante reducir también el consumo de alimentos altos en grasas o azúcares para controlar mejor estos niveles en el organismo y evitar así problemas derivados de la dieta como son la diabetes gestacional o el sobrepeso.

El odontopediatra puede asesorarte acerca de los cuidados que necesita la dentadura de la futura madre, así como del recién nacido durante los primeros meses y años de vida.

Comentarios

  1. Vanesa López dice:

    ¡Un artículo muy interesante!
    Gracias por derribar falsos mitos en relación a la salud bucodental durante el embarazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *