• Sannas
  • Sannas
  • Sannas
  • Sannas
¡Dentista gratis!

¡Dentista gratis!

Dr. Felipe Rivas, Director Médico del Grupo Sannas

Acabamos de pasar un año 2018, que, en cuanto a la salud bucodental, fue bastante “movido”, con escándalos, fraudes y, lo peor, miles de afectados en su salud oral, en su salud general y en su economía. Finalmente, parece que se empieza a tomar el tema en serio tras la reunión de los presidentes de colegios profesionales del sector sanitario con representantes gubernamentales.

A ver si aprendemos… Lo de “dentista gratis”, “el más económico” o “sin coste” es solo un “camelo” en una profesión (me refiero a la odontología, pero aplicable a cualquier profesión de la salud privada) en la que todo tiene un coste. La mano de obra, la infraestructura, los materiales, etc. todo cuesta; por lo que la palabra mágica, “gratis”, no tiene cabida.

Este tipo de estrategias son un verdadero riesgo. Lo que se hace habitualmente es reducir gastos suprimiendo o empeorando algunos aspectos de la consulta, como la esterilización o las calidades de los materiales;  puede darse también la explotación laboral para poder ofrecer “servicios gratis”, con el consecuente riesgo que ello pueda suponer para la salud de los pacientes. En los últimos meses, se han conocido casos de miles de posibles afectados por hepatitis y otros problemas asociados a malas prácticas profesionales. En muchas ocasiones, estos casos se corresponden con centros liderados por propietarios a los que les interesa más el tema mercantil o especulativo que la salud. La situación cambia drásticamente cuando quien está al frente es el propio facultativo; el foco de acción e interés pasa a ser el paciente.

Haciendo énfasis en el tema laboral, todo trabajo tiene que ser retribuido y dignificado y este concepto de gratuidad hace degradar el valor de miles de profesionales como higienistas, odontólogos, auxiliares, etc.

Limpiezas dentales

Solo por mencionar un tema que sirva de ejemplo: las limpiezas dentales de 20 minutos y pocos euros, o que se ofrecen gratis, engañando a los pacientes.  Este servicio bien hecho puede llevar una hora de trabajo y debe ser realizado por una persona cualificada, lo que conlleva su correspondiente coste. Es un tratamiento importantísimo que  diariamente tenemos que realizar en las clínicas dentales. Este es solo un pequeño, pero significativo ejemplo de este concepto de gratuidad.

Como comentábamos al principio, recientemente se reunieron en Madrid los presidentes de la organización médica colegial, presidentes de los colegios de farmacéuticos, odontólogos y veterinarios, con representantes del gobierno central, con el fin de consensuar un texto enfocado a la regulación de la publicidad sanitaria, que en muchos países de Europa ya cuenta con rigurosas normas al respecto.

Esperamos que se vean los frutos de estas acciones y no tengamos que oír más casos de estafas que nos “roban las sonrisas”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *