• Sannas
  • Sannas
  • Sannas
  • Sannas
Tipos de ortodoncia

Tipos de ortodoncia

Hasta hace unos años, los brackets habían sido el tratamiento ortodóncico más frecuente. Sin embargo, el auge de los brackets de cerámica o la ortodoncia invisible o Invisalign hace necesaria una explicación sobre cuáles son los tipos de ortodoncia y para qué se usan.

 

Antes de comenzar con la explicación es preciso distinguir entre tratamientos interceptivos y correctivos. Los interceptivos buscan detectar problemas tempranamente y evitar alteraciones. Mientras que los correctivos solucionan los problemas y persiguen resultados definitivos.

Tratamientos interceptivos

En Sannas apostamos de forma decidida por este tipo de tratamientos. Son los que nosotros denominamos Ortodoncia temprana. Este tipo de ortodoncia preventiva detecta futuros problemas cuando el paciente todavía es un niño. Como los dientes y las mandíbulas no están completamente formadas, la corrección es más sencilla. De esta forma se pueden prevenir esos problemas futuros más serios y, además, reducir el tiempo del tratamiento de ortodoncia posterior. Por este motivo, en Sannas incluimos la visita del ortodoncista en las revisiones del PADI a partir de los seis o siete años.

Tratamientos correctivos

En muchos casos, los tratamientos interceptivos no se han realizado o no han resultado suficientes para corregir las maloclusiones. Si es así, será necesario apostar por un tratamiento correctivo.

Dentro de los correctivos hay tres tipos de aparatos:

  • Funcionales
  • Removibles
  • Fijos

Aunque la edad recomendada para estos tratamientos sea el inicio de la adolescencia, cada vez es más frecuente su aplicación en adultos. La ortodoncia en adultos en ocasiones conlleva otros problemas que requieren un trabajo interdisciplinar. En Sannas trabajan de manera conjunta los departamentos de Ortodoncia, Periodoncia y ATM para lograr el éxito total de los tratamientos.

Aparatos funcionales

Este tipo de aparatos realizan modificaciones funcionales. Hacen variar las fuerzas de los músculos de la cara y masticatorios y permiten un desarrollo más adecuado de los maxilares. Como cambian la dirección y la intensidad de esas fuerzas, se desplazan los maxilares.

Aparatos removibles

Son aquellos aparatos que no van fijados a los dientes. El paciente puede quitárselos en determinadas ocasiones: para limpiarlos, eventos concretos, etc. Las fuerzas de estos aparatos actúan moviendo los dientes, a diferencia de los funcionales que actuaban sobre los músculos.

Un ejemplo de este tipo de aparatos es Invisalign. Esta clase de ortodoncia invisible consiste en el diseño (mediante modernas técnicas de escáner y tecnología digital) de unos juegos de aligners. Los juegos de aligners irán modificando las posiciones y los movimientos de las piezas dentales. Serán sustituidos por otros y, gradualmente, conseguirán el resultado de una dentadura sin las irregularidades iniciales.

Este tipo de tratamiento exige gran responsabilidad por parte del paciente, que deberá cumplir con los tiempos de uso recomendados por su ortodoncista para que el tratamiento finalice con éxito.

Aparatos fijos

Los aparatos fijos son aquellos que van adheridos a los dientes de forma permanente. Gracias a ellos se pueden llevar a cabo todo tipo de movimientos.

Constan de bandas y brackets que se pegan sobre los dientes; a su vez, estos van unidos por arcos que permiten los desplazamientos necesarios. Además, en muchas ocasiones se utilizan elásticos intermaxilares o «gomas» para ayudar a mover los dientes y maxilares hacia la posición deseada.

En cuanto a los brackets, también existe variedad dependiendo del material con el que estén hechos: metálicos, de cerámica o de zafiro. En los últimos años, los brackets de cerámica han experimentado grandes mejoras, tanto en su biomecánica, como en el coste. En Sannas apostamos por ellos como alternativa más estética a los brackets metálicos.

También varían según el lugar en el que se coloquen: cara exterior de los dientes o linguales. Y de si necesitan gomas o no para fijarse al arco.

Es imprescindible que se dé una limpieza exhaustiva después de cada comida para que la salud bucodental y el estado de los brackets sea óptimo durante todo el tratamiento.

Retenedores

Una vez finaliza el tratamiento de ortodoncia se colocan los retenedores. Es una forma de mantener el resultado alcanzado. El ortodoncista determinará cuánto tiempo tiene que llevarlos el paciente. Hay que usarlos siempre que se indique para que las encías y el hueso de adecúen a su nueva posición.

 

El departamento de ortodoncia de Sannas aconsejará al paciente sobre qué tipo de ortodoncia es la más adecuada para él. Además, llevará a cabo el tratamiento en colaboración con el resto de departamentos para alcanzar un éxito pleno.

 

Fuente: Sociedad Española de Ortodoncia y Ortopedia Dentofacial (SEDO): Lo que se debe saber de ortodoncia.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *