Sannas Dentofacial
  • Sannas
  • Sannas
  • Sannas
  • Sannas
  • Sannas

La sedación dental también conocida como “sedación consciente” permite un estado de relajación en el paciente que facilita la realización de más tratamientos en una sola intervención y sin molestias. Además, es la mejor forma de garantizar su bienestar durante la intervención, reducir el tiempo necesario en realizarla y controlar la odontofobia, o miedo al dentista.

En Sannas somos pioneros en la utilización de la sedación intravenosa e inhalatoria. Gracias a estas técnicas podemos evitar todo tipo de molestias o dolores durante la intervención dental. Desde que existe la odontología, el dolor ha sido el principal factor causante de

l miedo a los dentistas, por lo que la anestesia dental siempre ha sido un éxito y ha contribuido a que la gente cuide más su salud bucal.

Equipo de sedación consciente

El proceso de sedación dental

Tras una valoración inicial por los profesionales de Sannas, el odontólogo administra la cantidad requerida de sedante, en función del paciente, la intervención y el tipo de anestesia que se va a usar.

En Sannas, el tipo de sedación que se emplea es la sedación consciente. El paciente en ningún momento pierde el conocimiento ni se altera la percepción sensorial de un modo comparable al de una anestesia general. La sedación consciente es solo un método para lograr un estado general de relajación y tranquilidad, siempre controlado por el equipo de anestesistas, odontólogos e higienistas.

En el caso de las anestesias profundas, el efecto

de pérdida parcial de consciencia dura el tiempo previsto para intervenir. En los casos de sedación inhalatoria, el paciente puede irse a casa tras la intervención, pero el adormecimiento es posible que dure varias horas más.

La sedación inhalatoria

Es un tipo de anestesia dental en la que el paciente inhala una mezcla de gases, entre ellos el óxido nitroso o “gas de la risa”. Su principal ventaja es que permite que el intervenido esté consciente y pueda colaborar con el médico con normalidad respondiendo a estímulos físicos sin sentir nada de dolor.

Puede aplicarse a todo tipo de pacientes para realizar cualquier intervención, aunque está orientada a personas con fobia al dentista y operaciones dentales como extracciones o implantes.

Otra ventaja de este tipo de sedación es la posibilidad de administrarla por vía respiratoria y sin necesidad de usar jeringuilla. Suele ser una buena opción para niños, personas con discapacidad psíquica u odontofóbicos.

Es un procedimiento con efectos rápidos, eficaces y totalmente seguros. En unos pocos minutos, el paciente recupera su estado normal.

Esta sedación ya está disponible en nuestra clínica dental en Pamplona.

La sedación intravenosa

Además de la sedación inhalatoria, en odontología existen otros tipos de sedación dental.

En la sedación consciente intravenosa se utilizan fármacos sedantes para controlar la ansiedad. Se trata de medicamentos que son asimilados y eliminados rápidamente por el organismo. Esto permite que se pueda controlar la dosis en todo momento y que el paciente recupere rápidamente su estado normal cuando su dentista ha finalizado su trabajo. Para practicar este tipo de sedación consciente, es necesario que dirija el proceso un anestesista experimentado y cualificado.

La opinión de los pacientes

Los testimonios de los pacientes de Sannas a los que se les han administrado este tipo de sedación durante una intervención dental afirman que no sienten dolor y se encuentran tranquilos y relajados. El resultado para ellos es muy satisfactorio porque en un mismo tiempo se las ha podido solucionar varias intervenciones con total seguridad y eficacia.

La administración de la sedación dental también es muy útil a la hora de superar el miedo a los dentistas, pues se tiene consciencia de lo que ocurre sin sentir dolor, lo que acaba por eliminar esta fobia.